jueves, 30 de julio de 2009

Ovidio

El Amor es fecundo en pretextos y encuentra su
alimento en demorar las resoluciones; el día más
próximo es el mejor para romper sus lazos. Verás
pocos ríos caudalosos en la proximidad de sus
fuentes, y muchos que engruesan con las aguas recogidas
de cien arroyos. Si hubieras reflexionado
sobre la enormidad de tu crimen, ¡oh Mira!

No ocultaría tu rostro la vergüenza bajo la corteza de un
árbol. Yo he visto heridas fáciles de cicatrizar al
principio, que llegaron a ser incurables por la dilación
y el abandono.

3 comentarios:

Manuel Torres dijo...

Ovidios, cuántos peces hay en la pecera...


http://primerizossinafan.blogspot.com/

Saludos.

gonzalo dijo...

bella pizarra has creado amiga linda.

gonzalo dijo...

el retorno de la maestra.